La localidad de Sinsacate está situada a 59 km. de la ciudad de Córdoba Capital, en el Área Norte de la Provincia, sobre un camino de tierra muy famoso a nivel histórico, ya que por allí pasaba el Camino Real al Alto Perú en épocas del Virreinato del Río de la Plata.

La localidad de Sinsacate está situada a 59 km. de la ciudad de Córdoba Capital, en el Área Norte de la Provincia, sobre un camino de tierra muy famoso a nivel histórico, ya que por allí pasaba el Camino Real al Alto Perú en épocas del Virreinato del Río de la Plata. Sinsacate se encuentra sobre un ramal del ferrocarril de cargas General Belgrano, aunque su zona de influencia abarca también los terrenos que se encuentran a la vera de la Ruta Nacional 9 Norte. La historia de este antiguo poblado se remonta al año 1650, cuando el paraje mantenía el nombre de Puesto de San Pablo de Sinsacate. Allí se instaló un pequeño edificio, con una capilla contigua y un molino harinero.

Este paraje adquirió importancia a partir de la creación del servicio regular de correos y así fue como el Puesto de San Pablo de Sinsacate, pasó a llamarse Posta de Sinsacate, y se constituyó en el paso más importante de la provincia de Córdoba, fundamental para el cambio de los caballos y el descanso de los viajeros postales.

El esplendor de esta localidad, nacido de su ubicación estratégica, sirvió de refugio para algunos de los grandes próceres de la historia argentina. Entre los muros del pequeño edificio, resuenan los nombres de los Generales Manuel Belgrano y Juan Lavalle.

La antigua capilla de la Posta de Sinsacate fue testigo del fatídico acontecimiento que terminó con la vida del caudillo riojano Facundo Quiroga en Barranca Yaco. Sus restos fueron velados en la pequeña posta.

Sinsacate está impregnado con la magia y los misterios de la historia. Recorrerlo es tan sólo marcar un punto de partida, es sentir el deseo de caminar por las huellas del Antiguo Camino Real, donde nuestros próceres hicieron una esquina de la Patria Argentina.